Cómo Cuidar el Agua del Estanque 2

Cómo Cuidar el Agua del Estanque

Cuidar el agua del estanque

Es tan importante como conservar el estanque mismo y evitar, así, que se convierta en un verdadero foco de insectos, infecciones, malos olores y demás situaciones indeseables.

Mejorar los valores del agua, para mejorar la salud de peces y plantas.

En primer lugar, es necesario recalcar que el agua proveniente del grifo e, incluso, la que cae con la lluvia, contienen toda una serie de sustancias (como el cloro y el cobre, para solo situar dos ejemplos) que son demasiado perjudiciales para los peces de un estanque.

Por ende, cuidar el agua del estanque es, absolutamente, fundamental. Una dureza del agua, que sea demasiado alta o, bien, demasiado baja, también produce un efecto bastante dañino en peces y plantas.

Sin embargo, con nuestra extensa y variada cantidad de productos, usted podrá neutralizar toda una serie de sustancias nocivas, al tiempo que podrá crear las condiciones de vida óptimas y adecuadas para plantas y peces.

Así, por ejemplo, cuando la dureza de carbonatos es inferior a 5° dKH, será necesario aumentar a un valor que, siendo superior a 5, no pase de 10°, con el fin de garantizar una adecuada y segura estabilidad del pH del agua.

En lo que respecta, esta vez, a las maneras de evitar la molesta proliferación y crecimiento de las algas (que le dan al estanque esa desagradable coloración verde), anotemos que, especialmente en verano, con la consabida radiación solar y una alimentación abundante, el crecimiento de las algas será vertiginoso y profuso.

 

Para cuidar el agua del estanque, son necesarios ciertos coloides protectores.

Para prevenir el crecimiento y la proliferación de las algas en un estanque, son necesarios algunos cristales para acondicionar el agua. Además, los coloides protectores y un complejo de vitamina B, serán de lo más beneficiosos.

Otros cristales, a su vez, permiten fijar las sustancias que generan el enturbiamiento del agua, al tiempo que posibilitan la captura de las sustancias que lo generan, mediante el respectivo filtro.

En lo que tiene que ver con las indeseables algas flotantes, digamos que disponemos de excelentes clarificadores. De todas maneras, debemos tener en cuenta que es preciso erradicar las algas ligadas con regularidad, con el fin de evitar efectos indeseables (innecesarios, por demás), que pueden provenir de la descomposición de las algas mismas.

Para lo que tiene que ver con las algas filamentosas y flotantes, también contamos con los productos más eficaces del mercado en la actualidad.

Aclaremos, eso sí, que durante el tratamiento será necesario airear el agua del estanque, en vista de que las algas que están muriendo consumen una importante cantidad de oxígeno.

En lo que tiene que ver, ahora, con estabilizar nuevamente el agua que se encuentra en malas condiciones, tendremos que utilizar alimentos de alta calidad, como los que disponemos en nuestra tienda virtual.

Para el caso de un pH que se encuentre en niveles peligrosamente altos, será necesario proceder a reducirlo y, de paso, estabilizarlo, con algunos de nuestros productos, cuyos efectos son extensos en el tiempo.

En fin y a todas estas, cuidar el agua del estanque es imprescindible, de cara a mantener la salud del agua misma y, de paso, la de los peces y las plantas de estos preciosos cuerpos de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *