Las bombas de agua de un estanque 2

Las bombas de agua de un estanque

Las bombas de agua para estanques, independientemente del tipo que sean, son unos de los artefactos más importantes para estos cuerpos de agua, en vista de que se trata del aparato que se encarga de mover el agua a través de los filtros.

Criterios de decisión para determinar cuál tipo de bomba adquirir.

En caso de que adquiramos una bomba pequeña, debemos tener en consideración que moverá poca cantidad de agua, al tiempo que no va a aspirar dentro del radio necesario en el estanque, por lo que la suciedad permanecerá. Además de ello, el caudal será bajo, por lo que el filtro correrá el riesgo de dañarse.

Las bombas de agua de estanque cuando son adquiridas de mayor magnitud de la necesaria, tendremos inconvenientes con la presión de la tubería y con los grandes movimientos de agua en el estanque mismo (lo que no les agrada a los peces, valga la aclaración).

Además de lo anterior, al pasar tan rápido el agua a través de los filtros, no se filtrará (discúlpesenos la repetición de términos) de una manera adecuada.

Algunos propietarios y especialistas en el tema apasionante de los estanques, consideran que es preferible contar con una sola bomba para todo el estanque, al cabo que otros optan por dividir la fuerza de una bomba en dos o, bien, en tres. Las dos formas son bienvenidas, aunque es preciso tener en cuenta que todo depende del caudal que se necesite.

Bombas de agua para estanques: criterios para saber qué bomba adquirir.

En primer término, es necesario tener en consideración la cantidad de litros de agua que tendrá el estanque mismo. Para calcular lo anterior, multiplicamos el área por la altura (en metros) del cuerpo de agua para, luego, multiplicar el resultado por 1.000.

Otro de los criterios a tener en consideración, es el caudal necesario dado que, si el volumen de estanque es inferior a los 4.000 litros, será preciso contar con un caudal de dos a tres veces por hora, del volumen total del estanque mismo.

Entonces, a media que aumenta el volumen, bajará el caudal/hora necesario, hasta llegar a los grandes estanques que, válido es decirlo, podían denominarse “Mini-Lagos”, por tener un caudal de un volumen por día.

Sin embargo, es preciso saber que el caudal verdadero de un estanque no se mide por litros/hora sino, más bien, por litros /tiempo (tiempo en que se encuentra encendida la bomba).

Lo anterior, se calcula multiplicando el flujo de una hora por la cantidad de horas que se encuentra encendida la bomba misma.

Veamos, esta vez, otro criterio, esto es, el de la altura máxima que debe llevar el agua. Dicha altura máxima se toma desde donde se encuentra la chupadera del agua (dentro del estanque), hasta el punto más alto del recorrido del agua, independientemente de si la bomba es externa o interna.

Se trata, aclaremos, de un dato de importancia, especialmente, para los estanqueros que pretenden utilizar cascadas, filtros externos y/o fuentes. La altura que puede llegar a tirar una bomba, en la capacidad que requiramos, en términos de L/h, se encuentra en relación a la potencia de las bombas de agua para estanques.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *